Soy madre, psicóloga sanitaria, terapeuta familiar y perinatal.

 

Acompaño adultos en sus procesos vitales, díadas de madres y bebés, parejas y familias. Mi trabajo me encanta y llevo desarrollándolo 19 años. Compagino la atención psicológica en la consulta privada con mi otra gran pasión, la labor docente en diferentes espacios en los que me solicitan, entre ellos en el Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal, donde junto a mis compañeras participo las formaciones que se imparten anualmente.

Foto: Pablo Echeita

Foto: Pablo Echeita

Soy madre, psicóloga sanitaria, terapeuta familiar y perinatal.

Acompaño adultos en sus procesos vitales, díadas de madres y bebés, parejas y familias. Mi trabajo me encanta y llevo desarrollándolo 19 años. Compagino la atención psicológica en la consulta privada con mi otra gran pasión, la labor docente en diferentes espacios en los que me solicitan, entre ellos en el Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal, donde junto a mis compañeras participo en las formaciones que se imparten anualmente.

En los últimos años, además, dedico parte de mi tiempo a escribir y difundir acerca de la psicología de las madres en puerperio. Soy autora del libro “La psicología del posparto”. Me maravilla esta etapa de las mujeres que siento que es la gran olvidada y que, en mi experiencia personal y clínica, creo fundamental conocer y cuidar.

Me interesa sobre todo que la maternidad y la crianza vincular y amorosa sean entendidas y priorizadas como fundamentales para el equilibrio y el bienestar de la sociedad. Es en el inicio de la vida, en la manera de ser recibida en ella y en los primeros años de crianza donde se gestan las experiencias nucleares del adulto que seremos después. Cuidando a las madres para garantizar su bienestar podrán sostener a sus bebés como ellas sienten constituyendo así la mejor de las inversiones en salud mental y emocional social.

Libro

Ya a la venta

Puedes adquirirlo en tu librería habitual y en las principales librerías online y físicas de tu ciudad.

En nuestra sociedad, las madres recientes son instadas a atravesar con urgencia su posparto para volver a la normalidad, una normalidad definida con criterios que ignoran los procesos psíquicos universales del posparto. Este hecho no solo puede generar estrés por el desajuste entre expectativas y realidad, sino también llevar a la pérdida del enorme potencial transformador del puerperio y el maravilloso barbecho que supone para la construcción de la seguridad y autoestima de la diada madre-bebé, así como del vínculo entre ambos.

Este texto profundiza en los procesos fisiológicos y emocionales propios de la diada durante el posparto, que cada madre vivirá de forma diferente según su situación particular y su biografía. También ofrece un acercamiento a la psicopatología que puede acontecer en esta etapa, siempre con una mirada amplia e integradora sobre las causas, así como una guía de abordaje clínico para ayudar a la madre y por ende a su bebé y su familia.

Este libro reivindica la maternidad como eje central de la sociedad, y a las madres como figuras poderosas que atesoran y gestan el bienestar de las generaciones futuras. El posparto es una etapa esencial y única para la diada madre- bebé, un asunto privado pero con enormes implicaciones psicosociales, por ello ha de ser cuidado y protegido, para así salvaguardar el bienestar de ambos y la salud actual y futura del sistema familiar y social.

Sobre mí

Soy madre, psicóloga sanitaria, terapeuta familiar y perinatal. Acompaño adultos en sus procesos vitales, díadas de madres y bebés, parejas y familias. Mi trabajo me encanta y llevo desarrollándolo 19 años. Compagino la atención psicológica en la consulta privada con mi otra gran pasión, la labor docente en diferentes espacios en los que me solicitan, entre ellos en el Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal, donde junto a mis compañeras participo en las formaciones que se imparten anualmente.

En los últimos años, además, dedico parte de mi tiempo a escribir y difundir acerca de la psicología de las madres en puerperio. Soy autora del libro “La psicología del posparto”. Me maravilla esta etapa de las mujeres que siento que es la gran olvidada y que, en mi experiencia personal y clínica, creo fundamental conocer y cuidar.

Me interesa sobre todo que la maternidad y la crianza vincular y amorosa sean entendidas y priorizadas como fundamentales para el equilibrio y el bienestar de la sociedad. Es en el inicio de la vida, en la manera de ser recibida en ella y en los primeros años de crianza donde se gestan las experiencias nucleares del adulto que seremos después. Cuidando a las madres para garantizar su bienestar podrán sostener a sus bebés como ellas sienten constituyendo así la mejor de las inversiones en salud mental y emocional social.

Libro

Ya a la venta

Puedes adquirirlo en tu librería habitual y en las principales librerías online y físicas de tu ciudad.

En nuestra sociedad, las madres recientes son instadas a atravesar con urgencia su posparto para volver a la normalidad, una normalidad definida con criterios que ignoran los procesos psíquicos universales del posparto. Este hecho no solo puede generar estrés por el desajuste entre expectativas y realidad, sino también llevar a la pérdida del enorme potencial transformador del puerperio y el maravilloso barbecho que supone para la construcción de la seguridad y autoestima de la diada madre-bebé, así como del vínculo entre ambos.

Este texto profundiza en los procesos fisiológicos y emocionales propios de la diada durante el posparto, que cada madre vivirá de forma diferente según su situación particular y su biografía. También ofrece un acercamiento a la psicopatología que puede acontecer en esta etapa, siempre con una mirada amplia e integradora sobre las causas, así como una guía de abordaje clínico para ayudar a la madre y por ende a su bebé y su familia.

Este libro reivindica la maternidad como eje central de la sociedad, y a las madres como figuras poderosas que atesoran y gestan el bienestar de las generaciones futuras. El posparto es una etapa esencial y única para la diada madre- bebé, un asunto privado pero con enormes implicaciones psicosociales, por ello ha de ser cuidado y protegido, para así salvaguardar el bienestar de ambos y la salud actual y futura del sistema familiar y social.

Trabajo Terapéutico

Cuando una persona decide buscar ayuda ya ha hecho gran parte del trabajo para estar mejor. Ha tomado conciencia de que algo no va bien, se ha percatado de que necesita ayuda y ha puesto en marcha los recursos de búsqueda para solucionar lo que le ocurre.

Quien acude a consulta será la protagonista de su proceso. Como terapeuta la acompaño para que pueda darse cuenta de su fuerza interna y sea ella la que resuelve el o los bloqueos que le hacen sufrir. Desde esa mirada horizontal, la que considera que ella es la experta en sí misma y yo la experta en ese acompañamiento, iniciamos el viaje juntas que se denomina proceso terapéutico.

Con formación y experiencia en la terapia familiar sistémica y en perinatalidad exploramos y entendemos el origen de sus creencias limitantes y patrones de vida que le han llevado al lugar donde está hoy, rescatamos los recursos de que dispone y diseñamos nuevos que le sean más adaptativos y resolutivos para su momento y su crecimiento personal.

Terapia Perinatal

Ser madre es una de las experiencias más ambivalentes que una mujer puede transitar. Es hermoso y duro a la vez, te puede llevar a perder tu centro pero nunca te sentiste más cuerda en tu vida, es cansadísimo pero te recarga con una energía tan potente y pura que nunca imaginaste poder sentir.

Las luces y las sombras de la maternidad son obviadas por los mensajes simplistas y exigentes de la sociedad con respecto a las madres. Así, cuando recibimos a nuestras criaturas en nuestro vientre y posteriormente en nuestro regazo, nos sentimos muchas veces, solas, incomprendidas y sin derecho a poder elaborar todo lo que se nos removió con la maternidad.

La terapia perinatal acompaña a la madre a transitar estos procesos, normalizando estados implícitamente prohibidos por el mandato social que pretende una maternidad plastificada, como si de una foto intacta y congelada se tratase. Con este acompañamiento además pretendemos ofrecer un espacio de sanación y esperanza a cuando las cosas no van bien, cuando aparecen trastornos en el embarazo o en el posparto que ponen en riesgo la salud mental e incluso física de la madre y por ende de su bebé.

El bienestar de la criatura depende del de su madre y viceversa, ya que están intrínsecamente relacionados durante los primeros años de vida constituyendo la diada, con lo que el cuidado de las madres y su salud emocional y mental será garante de la de su bebé y del sistema familiar en general.

Trabajo Terapéutico

Cuando una persona decide buscar ayuda ya ha hecho gran parte del trabajo para estar mejor. Ha tomado conciencia de que algo no va bien, se ha percatado de que necesita ayuda y ha puesto en marcha los recursos de búsqueda para solucionar lo que le ocurre.

Quien acude a consulta será la protagonista de su proceso. Como terapeuta la acompaño para que pueda darse cuenta de su fuerza interna y sea ella la que resuelve el o los bloqueos que le hacen sufrir. Desde esa mirada horizontal, la que considera que ella es la experta en sí misma y yo la experta en ese acompañamiento, iniciamos el viaje juntas que se denomina proceso terapéutico.

Con formación y experiencia en la terapia familiar sistémica y en perinatalidad exploramos y entendemos el origen de sus creencias limitantes y patrones de vida que le han llevado al lugar donde está hoy, rescatamos los recursos de que dispone y diseñamos nuevos que le sean más adaptativos y resolutivos para su momento y su crecimiento personal.

Terapia Perinatal

Ser madre es una de las experiencias más ambivalentes que una mujer puede transitar. Es hermoso y duro a la vez, te puede llevar a perder tu centro pero nunca te sentiste más cuerda en tu vida, es cansadísimo pero te recarga con una energía tan potente y pura que nunca imaginaste poder sentir.

Las luces y las sombras de la maternidad son obviadas por los mensajes simplistas y exigentes de la sociedad con respecto a las madres. Así, cuando recibimos a nuestras criaturas en nuestro vientre y posteriormente en nuestro regazo, nos sentimos muchas veces, solas, incomprendidas y sin derecho a poder elaborar todo lo que se nos removió con la maternidad.

La terapia perinatal acompaña a la madre a transitar estos procesos, normalizando estados implícitamente prohibidos por el mandato social que pretende una maternidad plastificada, como si de una foto intacta y congelada se tratase. Con este acompañamiento además pretendemos ofrecer un espacio de sanación y esperanza a cuando las cosas no van bien, cuando aparecen trastornos en el embarazo o en el posparto que ponen en riesgo la salud mental e incluso física de la madre y por ende de su bebé.

El bienestar de la criatura depende del de su madre y viceversa, ya que están intrínsecamente relacionados durante los primeros años de vida constituyendo la diada, con lo que el cuidado de las madres y su salud emocional y mental será garante de la de su bebé y del sistema familiar en general.

Testimonios

“Después de la pérdida de mi hija Inés y la de mi padre en poco más de medio año, el acompañamiento de Ester fue uno de los grandes pilares que me ayudaron a sacar de esas pérdidas un gran aprendizaje vital. Puedo decir que su humanidad y ayuda han conseguido que viva este proceso en armonia y serenidad, incluso en momentos complicados de miedo y frustración. Aunque a veces quería pensar que podía con todo yo sola la realidad es que haber caminado a su lado ha llenado mi alma de gratitud y me ha proporcionado mucha paz. Parte de su identidad es su gran empatía y esa manera maravillosa de ver la vida y de hacértela ver a ti; un cambio profundo y verdadero que sin duda invitaría a cualquiera a transitar a su lado.”

– Mayte Unibasso

“Yo no sabía realmente en base a qué se había construido mi criterio para juzgarme a mi y a los demás hasta que Esther me lo hizo ver. A partir de ahí empezó mi parte del trabajo. Me sentí totalmente acompañado en todo momento. Uno cree que lo que ha vivido en la infancia es lo normal. Y no te paras a pensar que cada cosa que vives, si no se trata adecuadamente, es un ladrillo que no encaja con el resto. Esther me ha señalado con gran exactitud qué puntos no encajaban y qué efecto tenían.”

– Álvaro

“Llegué a Esther perdido en medio de una enorme crisis personal, angustiado, cansado y muy dolorido. Con su ayuda en poco tiempo me levanté y empecé a andar otra vez. Ahora sé qué, cómo y quién soy; y elijo a dónde voy. No puedo estarle más agradecido”.

– Diego Martín

“Encontré a Esther en el peor momento de mi vida, me sentía totalmente perdida y sola ante la muerte de mi hija y gracias a la ayuda de esta gran persona y profesional, encaucé mi nueva vida poco a poco. Esther ha sido mi guía, mi “Pepito Grillo” en esta etapa de mi vida, han sido muchos los esfuerzos y los cambios para los que me ha preparado y gracias a estos, mi vida es mucho mejor en TODOS los sentidos, no solo a nivel emocional, sino familiar y social. Es increíble lo que se puede llegar a conseguir con el apoyo y seguimiento de una persona como Esther. A mí me ha cambiado la vida a mejor desde que estoy con ella. Espero que a los demás os ocurra lo mismo.”

– Lorena Marín

“En un momento duro de mi vida, cuando había perdido a mi primera hija antes de que naciera, encontré a Esther. Me acompaño en todo mi duelo y me enseñó que hay que mirarse dentro, quererse, cuidarse y respetarse y de esta forma fui aprendiendo sobre mí misma, sobre mis debilidades y mis fortalezas, sobre mis virtudes y mis defectos. Cuando el ave fénix echo a volar lo hice con más fuerza, sin dejar de agradecer y de no olvidarme de Esther.

Recuerdo el día que le llame y le dije que estaba esperando otro bebé, recuerdo su risa verdadera y la fortaleza que me transmitió de que saldría bien.

Al cabo de las semanas, fue Esther la que me llamo para informarme que estaba gestando un grupo de futuras mamás y le gustaría que me uniera. Ni lo dude, sabía que sería otra etapa de aprendizaje y así fue.

Siete años de sesiones de tribu, donde gracias a que ella era la guía fuimos primero aprendiendo sobre maternidad y cuando nuestros bebés ya que convirtieron en niñas y niños pasamos a aprender sobre nosotras, sobre todo lo que éramos capaces de hacer, nosotras bellas y fuertes mujeres. Paso de ser una tribu de bebes para ser una tribu de mamás y de amigas que nos apoyamos, nos enseñamos, nos reímos y nos reñimos cuando es necesario. Esther para mí ha sido y es la clave, la guia para saber, ver y creer lo que soy y lo que soy capaz.”

– Ana

“Un lugar seguro donde poder expresar mis miedos, un espacio de confianza y bienestar en el que nunca me he sentido juzgada. Me ha brindado herramientas para poder ser capaz por mi misma a tomar decisiones y avanzar en mi vida, logrando así, cosas que jamas pensé que iba a conseguir.

Cariño, cercanía y apoyo es todo lo que puedo decir de Esther.”

– Itciar

“Esther crea un ambiente seguro y sereno para que puedas hablar con total libertad. Sin miedo a que te juzguen, sin vergüenza. Cuando más vulnerables nos sentimos Esther te abraza con su calidez, su genuino amor y su devota capacidad para escucharte con total atención.

Su sabiduría me ha guiado a través de mis momentos más oscuros y bajos. Le debo mi vida y gracias a ella hoy soy una persona feliz, entera y recuperado mi deseo de vivir al máximo.”

– Laura

“Desde la primera sesión Esther muestra mucha confianza y calidez. El espacio que ha creado es un espacio seguro, neutral en el que puedes ser y mostrar. Con el tiempo , una dedicación plena y muy profesional, ese espacio se amplia en tu vida cotidiana.

En momentos vitales importantes como la maternidad y el duelo, la terapia se convirtió en algo fundamental y enriquecedor para mí. Si tuviera que usar dos adjetivos para expresar su trabajo serían Empatía y Respeto.”

– Celeste de Echegaray Carrera

Testimonios

“Después de la pérdida de mi hija Inés y la de mi padre en poco más de medio año, el acompañamiento de Ester fue uno de los grandes pilares que me ayudaron a sacar de esas pérdidas un gran aprendizaje vital. Puedo decir que su humanidad y ayuda han conseguido que viva este proceso en armonia y serenidad, incluso en momentos complicados de miedo y frustración. Aunque a veces quería pensar que podía con todo yo sola la realidad es que haber caminado a su lado ha llenado mi alma de gratitud y me ha proporcionado mucha paz. Parte de su identidad es su gran empatía y esa manera maravillosa de ver la vida y de hacértela ver a ti; un cambio profundo y verdadero que sin duda invitaría a cualquiera a transitar a su lado.”

– Mayte Unibasso

“Yo no sabía realmente en base a qué se había construido mi criterio para juzgarme a mi y a los demás hasta que Esther me lo hizo ver. A partir de ahí empezó mi parte del trabajo. Me sentí totalmente acompañado en todo momento. Uno cree que lo que ha vivido en la infancia es lo normal. Y no te paras a pensar que cada cosa que vives, si no se trata adecuadamente, es un ladrillo que no encaja con el resto. Esther me ha señalado con gran exactitud qué puntos no encajaban y qué efecto tenían.”

– Álvaro

“Llegué a Esther perdido en medio de una enorme crisis personal, angustiado, cansado y muy dolorido. Con su ayuda en poco tiempo me levanté y empecé a andar otra vez. Ahora sé qué, cómo y quién soy; y elijo a dónde voy. No puedo estarle más agradecido”.

– Diego Martín

“Encontré a Esther en el peor momento de mi vida, me sentía totalmente perdida y sola ante la muerte de mi hija y gracias a la ayuda de esta gran persona y profesional, encaucé mi nueva vida poco a poco. Esther ha sido mi guía, mi “Pepito Grillo” en esta etapa de mi vida, han sido muchos los esfuerzos y los cambios para los que me ha preparado y gracias a estos, mi vida es mucho mejor en TODOS los sentidos, no solo a nivel emocional, sino familiar y social. Es increíble lo que se puede llegar a conseguir con el apoyo y seguimiento de una persona como Esther. A mí me ha cambiado la vida a mejor desde que estoy con ella. Espero que a los demás os ocurra lo mismo.”

– Lorena Marín

“En un momento duro de mi vida, cuando había perdido a mi primera hija antes de que naciera, encontré a Esther. Me acompaño en todo mi duelo y me enseñó que hay que mirarse dentro, quererse, cuidarse y respetarse y de esta forma fui aprendiendo sobre mí misma, sobre mis debilidades y mis fortalezas, sobre mis virtudes y mis defectos. Cuando el ave fénix echo a volar lo hice con más fuerza, sin dejar de agradecer y de no olvidarme de Esther.

Recuerdo el día que le llame y le dije que estaba esperando otro bebé, recuerdo su risa verdadera y la fortaleza que me transmitió de que saldría bien.

Al cabo de las semanas, fue Esther la que me llamo para informarme que estaba gestando un grupo de futuras mamás y le gustaría que me uniera. Ni lo dude, sabía que sería otra etapa de aprendizaje y así fue.

Siete años de sesiones de tribu, donde gracias a que ella era la guía fuimos primero aprendiendo sobre maternidad y cuando nuestros bebés ya que convirtieron en niñas y niños pasamos a aprender sobre nosotras, sobre todo lo que éramos capaces de hacer, nosotras bellas y fuertes mujeres. Paso de ser una tribu de bebes para ser una tribu de mamás y de amigas que nos apoyamos, nos enseñamos, nos reímos y nos reñimos cuando es necesario. Esther para mí ha sido y es la clave, la guia para saber, ver y creer lo que soy y lo que soy capaz.”

– Ana

“Un lugar seguro donde poder expresar mis miedos, un espacio de confianza y bienestar en el que nunca me he sentido juzgada. Me ha brindado herramientas para poder ser capaz por mi misma a tomar decisiones y avanzar en mi vida, logrando así, cosas que jamas pensé que iba a conseguir.

Cariño, cercanía y apoyo es todo lo que puedo decir de Esther.”

– Itciar

“Esther crea un ambiente seguro y sereno para que puedas hablar con total libertad. Sin miedo a que te juzguen, sin vergüenza. Cuando más vulnerables nos sentimos Esther te abraza con su calidez, su genuino amor y su devota capacidad para escucharte con total atención.

Su sabiduría me ha guiado a través de mis momentos más oscuros y bajos. Le debo mi vida y gracias a ella hoy soy una persona feliz, entera y recuperado mi deseo de vivir al máximo.”

– Laura

“Desde la primera sesión Esther muestra mucha confianza y calidez. El espacio que ha creado es un espacio seguro, neutral en el que puedes ser y mostrar. Con el tiempo , una dedicación plena y muy profesional, ese espacio se amplia en tu vida cotidiana.

En momentos vitales importantes como la maternidad y el duelo, la terapia se convirtió en algo fundamental y enriquecedor para mí. Si tuviera que usar dos adjetivos para expresar su trabajo serían Empatía y Respeto.”

– Celeste de Echegaray Carrera

Eventos

ONLINE, SEPTIEMBRE 2020

Curso de Ecología de la Crianza

MADRID, 08/09/2020

Presentación del Libro Psicología del Posparto

madrid, 10/09/2020

Seminario de Psicología del Posparto

Online, Octubre 2020

Formación en Lactancia Materna y Salud Mental

Artículos Recientes

La maternidad como vacuna

 La maternidad nos ha sostenido durante siglos, tan poco se la mira, se la valora y se la honra que ha sido obviada su característica esencial como sustento permanente para la humanidad. Las madres cargan a sus criaturas estando felices y con la tripa saciada, cuando...

«Las madres no»: una novela sobre la psicosis posparto

Una madre y su bebé, imagen de vida, alegría, esperanza, belleza y amor, todo junto y mucho más. Así crecemos las mujeres y los hombres en un mundo donde la maternidad está tan idealizada que pareciera un póster plastificado de dos dimensiones y con un inmovilismo...

El cuerpo no olvida

Mi cuerpo una vez más me habló, anoche leyendo plácidamente una novela sobre maternidad en la que se relataba un parto traumático con separación posterior de la madre y de su bebé, me enturbió la lectura un dolor intenso que provenía de mi suelo pélvico, hacía tiempo...

La cámara que mira a los bebés

Imagina un mundo donde las cámaras y las tecnologías en general sustituyen a las personas, así fantaseaban las películas de ciencia a ficción cuando yo era pequeña. Pues bien, ya estamos, ya vivimos en ese mundo donde casi hemos olvidado mirarnos a los ojos y en...

Puerperio emocional

Recuerdo el día en el que, con mi bebé de casi un mes en la sala de espera de neonatos, pensé por primera vez en el concepto del puerperio. Me habían avisado de que la siguiente visita sería con pediatría normal y que yo en unos días acabaría mi posparto. De repente,...

Contacto

Protección de Datos

5 + 6 =

CONTACTO

+34 607 23 65 24                                  esthermatos@gmail.com

HORARIO

Lunes a Viernes: 9h – 20h

+34 607 23 65 24 | esthermatos@gmail.com

HORARIO

Lunes a Viernes: 9h – 20h

Protección de Datos

11 + 9 =

NEWSLETTER

Reciba las últimas novedades de mi trabajo, artículos y eventos.

Protección de Datos

Contacto

¡Enhorabuena! Verifica tu caja de entrada o Spam para confirmar tu subscripción.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad